miércoles, abril 19, 2006

10 Razones por las que nuestro cine no despega

Sacado de la revista ÖnderFilm, a través de entrevistas con gente de la industria del cine mexicano:

10. La temática de las películas mexicanas sigue siendo sufridora. Gran parte de la falta de confianza del público hacia las cintas nacionales recae en que parece que solo utilizaramos el cine como un instrumento de denuncia. Las historias del México triste, corrupto, pobre, jodido, dramático, sufrido, ya no impresionan a nadie. Debemos hacer historias comunes para una población de un país y no de una sola identidad federativa. Una de las funciones primarias del cine es el entretenimiento. Las industrias más fuertes del mundo, la de La India y Estados Unidos, son lo que son, ya que hay de todo para todos.

9. Falta de profesionalización de los que hacen el cine.
Faltan productores que sepan de mercado, de distribución y estrategia. Que vean la peli como un producto de mercado. Que sepan de fondos de apoyo tanto nacionales como extranjeros. Los productores no viven de producir realmente, viven de su sueldo durante el rodaje. En México, el productor es el director y que además escribió el guión de la película.

8. La falta de dinero provoca círculos viciosos de endeudamiento. Antes de terminar el rodaje, ya se gastó parte del presupuesto de post-producción, lo que ocasiona un retraso para concluir las películas, pues nuevamente hay que conseguir capital.

7. Fuga de talentos. En México, los talentos se van del País, por lo cual constantemente estamos en pañales; pues la gente que hace algo bueno, de inmediato se va, llévandose su talento, experiencia y know how.
6. El Tratado de Libre Comercio. El otro día, me dijo alguien de Canadá que no entendía por qué no había más gente mexicana dedicada al cine, aprovechando el TLC. Me di cuenta de que no conozco el TLC más allá de la famosa excepción cultural. La verdad es que nunca pensé que lo podría aprovechar a favor. -Ricardo Torres, dir. de ÖnderFilm.
5. Mentalidad derrotista. En México, estamos los pobres cineastas, a quienes el gobierno no sólo no voltea a vernos, sino que nos quita dinero de la poca partida que nos da. Como comunidad, los cineastas estamos demasiado individualizados y creemos que -porque no nos dan dinero- no podemos hacer nada.

4. Inequidad en la distribución. El cine mexicano tuvo su época de oro mientras Estados Unidos estaba en la guerra, y todos sus recursos estaban encausados hacia la milicia. Para que esa gran industria, con gran empuje en la mercadotecnia, vuelva a replegarse y permita resurgir el cine no sólo mexicano, sino de muchos otros países, primero tienen que entrar en un conflicto que los lleve a destinar recursos a otras prioridades. En México se estrenan en primedio 300 películas al año: 250 son de Estados Unidos, 25 de otros países y las 25 restantes, o menos, son mexicanas. Claro, primero habrá que producir más películas.

3. Falta de guionistas. Faltan guionistas porque se paga mal este trabajo, y sin embargo es la base para una película. Si se gana tan poco, se debe buscar otro ingreso, con el obvio resultado de tener historias escritas en tiempos libres. Al no haber industria, no hay dinero y muchos talentos se dedican a hacer otra cosa.
Cuatro mil dólares por un guión, prorrateado entre 3 años de trabajo, sale como a mil doscientos pesos al mes.

-Guillermo Arriaga.
2. Falta de preparación de estudiantes y de directores. Tiene que ver con que los directores dirijan jóvenes. El promedio de ópera prima es de 34 o 35 años. Alguien más joven puede arriesgar más porque no tiene nada que perder. La preparación que se tenga es insuficiente sin el oficio, y a dirigir se aprende dirigiendo y equivocándose. Una vez más, sin industria, a dónde se van a canalizar todos los estudiantes de las pocas escuelas en el ramo que hay en el País. Tener una industria que reciba a todos los que quieren trabajar en esto, con posibilidades de crecimiento y que, a su vez, genere mejor preparación de los estudiantes.

1. No existe negocio en el cine. Mientras no exista una legislación en la que se apoye al productor, para que el invertir en cine sea un negocio, no habrá suficiente capital para realizarlo. Esta es la razón en la que se basa todo el conflicto. La forma en que se distribuye el dinero que entra en taquilla, le da menos al que más arriesga. El cine mexicano no va a ser una industria ni con el famoso peso de taquilla, porque este peso irá a dar a manos de un fondo gubernamental y volvemos al paternalismo. Para que un negocio se vuelva atractivo, debe generar ganancias a quienes invierten dinero. En México, a diferencia de cualquier otra parte del mundo, el productor es el último que recupera su dinero y además el que menor porcentaje se lleva al final de la cadena (sólo 15%). Sexo, Pudor y Lágrimas ha sido la película más taquillera, todo un blockbuster y para sorpresa del productor, cuando le tocó su tajada, finalmente no recuperó su inversión.

-----

Esto sí que es un buen momento para reflexionar acerca de nuestro cine mexicano... ¿y usted, qué opina?

martes, abril 18, 2006

ÖnderFilm


Portada de ÖnderFilm, febrero-marzo 2006

Desde unos años que el cine mexicano está atravesando por una buena etapa en cuanto a producción de películas de alta calidad, ya que varias películas, como De Nadie (Tin Dirdamal, 2005), En el hoyo (Juan Carlos Rulfo, 2005), Batalla en el Cielo (Carlos Reygadas, 2005), entre otros, son ya el centro de atención de todo el mundo, siendo premiados en varios festivales de cine internacional. Por ese motivo, varias revistas de cine -la mayoría, de corte comercial- en México están cubriendo todo lo relacionado con el nuevo cine mexicano.

Hablando precisamente de esas revistas de cine comerciales, como Cinemania y Premiere, hay que notar el cambio que se ha ido produciendo con el paso de los años. Se podría decir que la película Amores Perros (Alejandro Gónzalez Iñárritu, 2000) marcó un antes y después en la historia del nuevo cine mexicano del nuevo milenio. Antes que la película del Negro Iñárritu prendiese de nuevo la mecha del éxito cinematográfico nacional -que encendió por vez primera Como agua para chocolate (Alfonso Arau, 1990)-, el cine mexicano no era muy tomada en cuenta por esa clase de revistas (con ciertas y efímeras excepciones, como la revista independiente Nitrato de Plata), y que era noticia en pequeños espacios en sus páginas; los grandes espacios estaban dedicados al cine comercial de Hollywood.

Pero ahora, el panorama está cambiando. Desde hace unos años, Cinemania y Premiere están ahora poniendo atención en las películas mexicanas. Los espacios destinados a ese tema ya están más o menos iguales a los destinados al cine hollywoodense. Gracias a la tecnología, que cada vez más está al alcance de cualquier persona como para crear películas o revistas especializadas, están apareciendo en México nuevas revistas de cine independientes, esto es, sin el enorme presupuesto que tienen las grandes revistas comerciales pero que, en cambio, ofrecen una mirada fresca y nueva sobre el cine mexicano.

Este es el caso de ÖnderFilm, una revista independiente producida por Golem Producciones de México DF., que se especializa en producción audiovisual y en ofrecer cursos de cine en sus diferentes facetas: animación (tradicional y 3-D), cortometrajes y largometrajes en video y en cine, etc. Dicha revista se publica bimestralmente, y ofrece una repasada a lo nuevo del cine mexicano e internacional. Asimismo, ofrece un serio análisis de las películas y de otros temas, como los festivales de cine que se realizan en México y en el mundo. Dicha revista arranca con el pie derecho en noviembre de 2005, teniendo actualmente apenas unos seis números publicados, y espero que siga presente en el panorama cinematográfico mexicano por muchos años.

ÖnderFilm se puede conseguir en revisterias y en librerias, y cuesta 25 pesos.

Actualización:

Para quien esté interesado en conseguir la revista ÖnderFilm, existen dos opciones: 1) Suscribirse online a la revista aquí. 2) Checar los puntos de distribución en donde se vende esta revista en vuestra ciudad.

viernes, abril 14, 2006

miércoles, abril 12, 2006

Fan Trailer de WatchMen



Fan trailer de WatchMen, realizado por unos estudiantes de preparatoria de Estados Unidos, basado en la famosa novela gráfica de Alan Moore. Sin palabras me he quedado al apreciar que está muy, pero muy bien filmado, además que la atmósfera recuerda un poco a Sin City, pero en tecnicolor. ¿Y qué decir de Rorschach...? Sencillamente impresionante su presencia en este fan trailer.

¿Para cuándo la verdadera película de WatchMen? :P

martes, abril 11, 2006

Frase de la semana

Odio la industria del cine, [porque] si yo hago un mal cómic, eso no obtendrá mil millones de dólares, que es el presupuesto de una pequeña nación africana tercermundista. Y este es el dinero que se habría podido invertir en aliviar el inmenso sufrimiento que hay en este mundo pero, en lugar de eso, va a parar en las manos de los adolescentes occidentales tan apáticos, aburridos, perezosos e indiferentes para matar 90 minutos de sus vidas anodinas e interminables.

-Alan Moore

La sonrisa de WatchMen

WatchMen es una famosa novela gráfica creada en 1985 por el inglés Alan Moore, responsable de V for Vendetta, The League of Extraordinary Gentlemen, entre otros. Ahora bien, leyendo las noticias sobre los últimos descubrimientos de la NASA en el planeta Marte -vía ALT1040-, me acordé del ahora famoso cráter Galle, fotografiada en los años 70 por la sonda espacial Viking I. Es un crater que mide unos 220 kilómetros de diámetro, y es menos controversial y más graciosa que el supuesto otro rostro de Marte.


Y en 1999, la NASA envió el Mars Express de la ESA a Marte, con el objetivo de recabar más información acerca del planeta rojo. Y los ciéntificos de la NASA aprovecharon para fotografiar a Galle, ahora con mayor claridad gracias a los últimos avances de la tecnología fotográfica. Todavía nuestro amigo Galle nos sigue sonriendo a más de miles de kilómetros de distancia que separan al planeta rojo de la Tierra.


¿Qué tiene de especial esta sonrisa? Quienes hayan leído todos los 12 volúmenes que integran WatchMen, Galle aparece como una referencia más del famoso símbolo que representa a los héroes caídos en esta novela gráfica. ¿Y qué tiene que ver eso con el cine? Pues sencillamente, que Hollywood lleva un buen rato intentando aterrizar WatchMen en la pantalla grande.



A mi modo de ver, WatchMen es una novela gráfica imposible de llevar al cine, porque su historia explora temas muy complejos, que se necesitarían más de 90 horas de duración en filmar la historia del Comediante, Rorschach, el Dr. Manhattan, Sally "Silk Spectre" Júpiter y su hija Laurel Juspeckzyk, Buho Nocturno, Ozymandias... La única solución que veo viable es realizar una miniserie para TV, siguiendo el estilo cinematográfico de Band of Brothers, Lost, entre otras. Solo así se podría respetar la esencia de la novela gráfica de Alan Moore.

Ya sabemos que las anteriores adaptaciones cinematográficas basadas en novelas de Alan Moore terminaron mal -por culpa de los productores en su afán de anteponer el dinero a la calidad de la historia-, y eso no le gustó mucho al Señor de las Sombras, quién decidió desentenderse de toda futura adaptación cinematográfica de sus obras comiqueras. La única adaptación seria (o al menos un buen intento), por el momento, es V de Vendetta (que en México se tradujo como V de Venganza, que me recuerda a las películas de los hermanos Almada... ¿Acáso quienes lo tradujeron se habrán chutado las mil y una películas del cine videohome mexicano? Chale. México es así.). Pero aún así, Moore exigió ver retirado su nombre de los créditos finales de V de Vendetta. Para que vean cuánta honestidad tiene el melenudo con sus obras comiqueras.

Ya hablaré en un próximo post sobre las adaptaciones cinematográficas de Alan Moore. Será una especie de dossier para amantes del cine y para fans de Alan Moore. En tanto, habrá que esperar a que filmen de una vez WatchMen, o bien, que los productores me dejen dirigirla para convertirla en una digna obra maestra que esté a la estatura del cine de Buñuel, Kubrick, Kurosawa, Tarkovsky... y que dé mucho qué hablar en los proximos 100 años.

Y me surge ahora una duda: ¿Pondrá Hollywood a nuestro amigo Galle en la película de WatchMen...? Solo el tiempo lo dirá.

martes, abril 04, 2006

The Extra Life


"No esperes ninguna simpatía de mi parte, Sr.-Estuve-toda-la noche-
con-mis-estúpidos-amiguitos-fantasmas."

Hace unos días, descubrí el sitio web de uno de los mejores dibujantes norteamericanos, Scott Johnson. Su cómic My Extra Life rápidamente se convirtió en uno de mis favoritos, puesto que retrata la vida geek desde un punto de vista satírico e irónico. Y se nota que a Scott Johnson le gustan mucho los videojuegos, al igual que a mí. Como PacMan, por ejemplo. Ah, qué tiempos aquellos en que uno pasaba horas y horas frente a la maquinita-chispas de la tienda de la esquina... :P


Si Google fuera un chico...